VIVE… COLOMBIA. Una mirada atrás, 2013.

 In Transformación
H

e dejado Colombia sin ver mucho, la verdad. Una pena porque es un país paraíso para el viajero. Del caribe al Amazonas. Mar, montaña, selva, cultura, café, música, mucha rumba, mucha vida.

Mi paso por Colombia no se ha cargado tanto de lugares que recordar como de experiencias. Experiencias que me han demostrado que lo mejor es dejarse fluir en la vida y confiar en ella. La vida te lleva donde te tiene que llevar y te cruza con las personas que te tienes que cruzar, justo cuando te las tienes que cruzar. Ya sé que suena a cliché New Age, pero es que cuanto más vivo, más real se hace en mi vida.

Mi paso por Colombia no ha dejado de recordarme que TODO pasa por una razón. Me paro a recordar y no salgo de mi asombro. Me ha quedado claro que este país era inevitable en mi viaje.

«Mi paso por Colombia no ha dejado de recordarme que todo pasa por una razón

Tengo que reconocer que antes de llegar estaba un pelín «cagadita». ¿Me atracarán? ¿Me secuestrarán? ¿Saldré sana y salva con la mochila todavía a cuestas? Ningún otro país ha generado tantos: «Ana, ten cuidado, que vas sola». Me he cansado de tanto «ten cuidado» y de tantos miedos alojados en tantas cabezas. Yo ya soy, de por sí, desconfiada y precavida, muchas veces en exceso. Me ha llegado a cabrear tener que luchar contra esos miedos de otros para que no limitaran mi experiencia. Pues bien, no me han secuestrado, he salido con la misma mochila sobre los hombros y no me han atracado (o bueno, casi, jeje). Es verdad que he conocido gente a quien han robado e incluso atracado, pero también los he conocido en España o Australia y a nadie se le ocurre no visitar estos países por esa razón.

¿Es Colombia más insegura que España? Sí, sin duda, pero también dependiendo de dónde te metas y la ligereza con la que te muevas. Pagan justos por pecadores. Los colombianos con los que me he topado han sido de lo más acogedores y voluntariosos, simplemente encantadores. Se respira rumba y alegría en un país, para mi sorpresa, apasionante. Y por el que se hace fácil viajar. Aquí tengo mi vuelta asegurada.

Ha sido corto pero intenso. Me llevo muchísimo aprendido y por aprender y, lo mejor, personas con las que sé que voy a seguir enriqueciéndome. En tres palabras, Colombia ha molado.

Recommended Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search